MERCADO NEGRO NUCLEAR

En 1936 nació Abdul Qadeer Khan en Bhopal, India. En 1952, a los 16 años se mudó a Karachi, Paquistán, donde estudió metalurgia en la Universidad de Karachi y entre 1960 y 1963 cursó ingeniería metalúrgica en la Universidad Técnica de Alemania en Berlín, y en 1967 obtuvo su maestría en la Universidad Técnica de Delft, Holanda, donde se hizo amigo de su compañero de estudios Henk Slebos – que sería en el futuro su intermediario comercial conocido como “Hank S ”-, para terminar en 1972 un doctorado en Ingeniería en la Universidad de Leuven, Bélgica. Desde mayo de 1972 trabajó en Amsterdam para el laboratorio FDO (Laboratorio de Investigación Física-Dinámica) de Holanda. Este es un instituto de investigación que opera como subcontratista de la planta UCN en Almelo, que es filial en Holanda de la compañía de enriquecimiento de uranio URENCO, consorcio formado por los gobiernos del Reino Unido, Alemania y Países Bajos, que tiene como objetivo proveer la tecnología para el enriquecimiento de uranio.
FDO estaba investigando y desarrollando una tecnología de centrífugas para el enriquecimiento de uranio. Khan también trabajó en la planta de enriquecimiento de URENCO en Almelo. En 1975 fue transferido a otro puesto debido a sospechas de que su intención era obtener el conocimiento secreto de la nueva tecnología. Con toda la información que ya tenía, Khan renunció y se trasladó a Paquistán, donde encabezó un programa nuclear para el gobierno del entonces primer ministro Zulfikar Ali Bhutto. En 1976 apareció como jefe del proyecto de ultracentrífugas de la empresa Engieneering Research Laboratories (ERL), en Kahuta, Paquistán, para crear una planta industrial de enriquecimiento de uranio, aprovechando la tecnología aprendida en URENCO debido a la falta de seguridad en esa empresa. En 1981 cambió el nombre de ERL por el de “Dr.A.Q.Khan Research Laboratories” (KRL). Formó una red de intermediarios y proveedores en Europa, y finalmente Paquistán pudo obtener su bomba atómica gracias a Khan. La tecnología usada por Khan fue usada por este para crear una red de venta de la misma para fabricar bombas nucleares. Su antiguo compañero de universidad Henk Slebos creó una serie de empresas que se han dedicado a conseguir “materiales difíciles de conseguir” para las naciones que les han comprado la tecnología nuclear.
En 2004, Khan admitió en la televisión de Paquistán que manejaba una red de tráfico de material y tecnología nuclear. Entre sus clientes estaba Libia, que después fue forzada a dejar su intención de obtener la bomba, y especialmente Corea del Norte e Irán. En su biografía “En la Línea de Fuego”, el presidente de Paquistán, general Pervez Musharraf, dijo que el doctor Khan vendió docenas de centrífugas y sus diseños y tecnología secreta a Corea del Norte y Libia, y muy especialmente a Irán. En su biografía Musharraf dice que “a los iraníes y a los libios, a través de Dubai, les envió casi ocho toneladas de material, incluyendo centrífugas, componentes y diseños”. De manera que Khan tuvo responsabilidad en la disponibilidad de armamento nuclear de Corea del Norte y de la tecnología que tiene para obtenerlo de parte de Irán.
En una entrevista en Der Spiegel en 2004, el director general de la OIEA (Organización Internacional de Energía Atómica), dijo que “me preocupa que las armas nucleares estén cayendo en manos de terroristas y dictadores inescrupulosos”.
Llama la atención que los servicios de inteligencia occidentales no se hayan percatado de la red de Khan, persona con vínculos conocidos con el programa nuclear de Paquistán, y como es que puede seguir operando como proveedor de tecnología nuclear a otros países. Aparte del diseño de centrífugas que robó en Holanda, Khan ha obtenido otros de armas chinas. Su grupo incluye bombas de vacío de Alemania, tornos especiales de España, ingeniería de Gran Bretaña, aluminio de Singapur, partes de centrífugas de Malasia, motores de centrífugas y convertidores de frecuencia de Turquía, y partes de enriquecimiento de Suiza y Sudáfrica, todo ello desde un centro administrativo en Dubai. Informes han revelado que Khan ha entregado secretos atómicos a varios países, y ha tenido reuniones con clientes potenciales de Abu Dhabi, Kuwait, Birmania, Egipto, Arabia Saudita, Indonesia, Sudán, Malasia, Argelia. De manera que está abierta la puerta a que grupos terroristas o países no democráticos puedan obtener estas armas de destrucción masiva para expandir su ideología, como es el caso de Irán, que pese a la “prohibición” de seguir con su programa nuclear para obtener una bomba atómica, es obvio que sigue adelante con éste, y es posible que incluso ya la tenga.

Comments are closed.