target-iran

Cuando el presidente estadounidense Obama retiró las tropas de Irak, perdiendo así la guerra que había ganado en batalla al derrocar a Sadam Hussein, creó un vacío que abrió las puertas a Irán, que lanzó sus milicias hasta hacerse con gran parte del país, cuyo 75% es chiita, sobre los 25% restantes que son sunitas y kurdos. A raíz de eso, en estos momentos las milicias chiitas iraquíes y Hezbollá, grupo terrorista creado por los iraníes, ya ocupan el oriente de Siria y avanzan hacia el sur de Damasco. Su estrategia es ocupar el desierto de Badiat el Sham para ganarles las zonas cercanas a Irak a las fuerzas sirias contrarias a Bashar el Assad, dictador de Siria, y a las milicias sirias anti gobierno respaldadas por Estados Unidos.
Por otra parte, el grupo terrorista Hamas, cercano a los Hermanos Musulmanes, y por lo tanto antagonista de Irán chiita, se han acercado a Teherán. En una reunión en el Líbano ocurrida hace poco entre dirigentes de Hamas, de Hezbollá y de la Guardia Revolucionaria de Irán, se produjo un acercamiento entre Hamas e Irán, que acordaron reanudar sus relaciones, acuerdo que fue respaldado por Kassam Soleimani, comandante de las Brigadas Al Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán. Ismael Haniyé, el nuevo líder de Hamas, acordó visitar Teherán para consolidar el acuerdo.
La cadena televisiva Al Manar de el Líbano, que es el órgano oficial del grupo terrorista Hezbollá y el diario Shark al Awsat, mencionan al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, como futuro sucesor del presidente Maduro, describiéndolo como “el hombre fuerte en las sombras y gran amigo de la resistencia libanesa – Hezbollá – y del régimen sirio de Bashar al Assad”. Es acusado por investigadores de Estados Unidos y de Colombia como responsable directo de lavado de dinero del narcotráfico, corrupción y apoyo a los terroristas islámicos en Latinoamérica y el Caribe. Al Aissami maneja la seguridad interior de Venezuela frente a las protestas de la oposición. Venezuela tiene varios vuelos semanales a Irán, de manera que éste está controlando de manera indirecta los movimientos políticos en ese país a través del vicepresidente Al Aissami.
Irán cuenta con el grupo Al Quds, comandado por Soleimani, que está formado por unos quince mil soldados que participaron en la guerra de Irán contra Irak en la década de 1980, en la Segunda Guerra del Golfo y lo están haciendo en la guerra civil en Siria. Estados Unidos los catalogó ya el 2007 como una organización terrorista. Los iraníes tienen misiles balísticos de largo alcance de su diseño y fabricación, como el Emad que alcanza más de 1.600 kilómetros, los Shahab-4 que llegan a 3.800 kilómetros, y los Sajii-3 que pueden cubrir 4.000 kilómetros. Cuentan también con los misiles Soumar, con alcance de 2.400 kilómetros, y podrían estar fabricando otros para llegar a los 5.000 kilómetros de distancia. También tienen los iraníes unos submarinos de 120 toneladas, los Ghadir, con un costo de veinte millones de dólares cada uno, que pueden transportar misiles y tropas a once nudos de velocidad.
Irán ha sido autorizado por el sexteto – Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, China y Gran Bretaña – para importar 130 toneladas de uranio. Israel protestó, pero el presidente Obama, en su momento dijo que no hay peligro porque “Irán está siendo supervisado”. La realidad es que los iraníes podrían fabricar hasta diez bombas nucleares, aunque no es tan simple. De mil toneladas de mineral de uranio se puede conseguir un trozo pequeño, como una caja de puros, de “uranio natural” o pasta amarilla, el uranio 238. Este serviría para hacer funcionar un reactor industrial pero no para fabricar una bomba, porque no es tan puro. Para eso se necesita uno más liviano, el uranio 235 que se obtiene de la pasta amarilla, del uranio 238. Para obtenerlo se requiere separarlos, una “separación de isótopos” (los 235 del 238), que es caro y muy lento. El sistema es poner el material en una centrifugadora que gira a tal velocidad que se requiere un espacio vacío para que no se fundan los cojinetes. Muy lentamente los isótopos más pesados se verán atraídos a la pared exterior de la centrifugadora y son extraídos, quedando lo más puro, pero sólo un poco, de manera que hay que repetir la operación una y otra vez, durante miles de horas hasta conseguir un trocito de uranio apto para una bomba. Para ello se enlazan las centrifugadoras en series llamadas “cascadas”, miles de ellas. Para construir una bomba básica se necesitan entre treinta a treinta y cinco kilos de uranio 235 puro. El proceso para obtenerlo con las centrifugadoras requiere varios años, entre tres y cinco, dependiendo de la cantidad de centrifugadoras. E Irán lleva años en este proceso, y con el acuerdo con el Sexteto ha obtenido diez años más, de manera que obtendrá pronto el uranio 235, si es que no lo ha obtenido ya en las centrifugadoras que mantiene en sus instalaciones secretas bajo tierra.
El grupo terrorista Hezbollá que depende directamente de Irán tiene un arsenal que se cree tiene 140.000 misiles y cohetes, y puede fabricar otras armas sofisticadas en sus talleres subterráneos. El periodista Noah Beck publicó en el Jerusalem Post que Hezbollá podría lanzar 1.500 cohetes por día sobre Israel, lo que traería problemas al sistema de defensa anti misiles del país. Irán está detrás de ese arsenal, al igual que lo que dijo la revista Tower, que “desde el comienzo de la guerra civil en Siria, Irán ha proporcionado a Hezbollá gran cantidad de armas modernas que ha llegado a manos del grupo terrorista”.
En el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF), el viceministro de Petróleo de Irán, Amirhossein Zamaniniya, y el viceministro de Energía de Rusia, Kiril Molodtdov, acordaron un acuerdo para la cooperación en el ámbito de la energía entre Rusia e Irán. Según el ministro iraní, seis o siete empresas rusas están interesadas en instalar nueve plataformas iraníes de petróleo y gas. Aparte de lo comercial, es otro frente más en el que Rusia se acerca a sus antagonistas del mundo democrático occidental.
Según la revista Strategic Culture Foundation, tras la caída del muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la Unión Soviética, Estados Unidos tuvo la ilusión de extender su influencia a todo el mundo tratando de propagar sus modelos económico y cultural. Esto ha hecho que en Irán, apoyado por Rusia y China, se haya adoptado una “estrategia unificada” para defender sus “soberanías y por sus intereses comunes”. Los tres países han concluido que la cooperación entre sí son herramientas para hacer frente a Estados Unidos contra la influencia del mismo en sus asuntos internos. Esto ha hecho que Irán tenga paso libre ante sí para seguir propagando su política de fomentar y financiar el terrorismo, no sólo en Oriente Medio sino en todo el mundo. No olvidar su atentado en Buenos Aires en la Amia el 18 de julio de 1994,el de la embajada de Israel el 17 de marzo de 1992 o el del: Bombardeo Burgas Bus, Aeropuerto Internacional de Burgas, Bulgaria el 18 de julio del 2012 entre muchos otros más. Lo que es un peligro para Israel y también para el mundo, ya que ha estado tras ataques en varios países y apoya a grupos terroristas formados por ellos como Hezbollá y varios otros más.

Comments are closed.