GOLPEANDO CON EL PUÑO

En una época de elecciones como la que ocurre en estos momentos en Chile, no pocas personas deciden no ejercer su derecho a elegir. Los argumentos son variados, y van desde que no los representa ninguno de los candidatos, a que su participación no cambiaría el resultado. Después, una vez que todo ha concluido, se sientan frente a un café para criticar lo que ocurre, pero ya sin tener cómo influir en cómo ocurren las cosas.
A partir de la Revolución Francesa de 1789 el poder político lo comenzaron a ejercer las cámaras de representantes y presidentes, lo que hizo necesario regular la manera en que se elegía. Se establecieron sistemas electorales durante los siglos XIX y XX, que en un comienzo eran muy restringidos y se limitaban a la elite que mandaba en el país, hasta que finalmente se llegó a establecer el sistema universal de voto independiente de su patrimonio o instrucción. Esta manera de votación es la que está vigente en los países democráticos, más que nada occidentales. Es el resultado de la democracia que partiera en la Grecia antigua, que da el poder al conjunto de la ciudadanía, aunque en Grecia no todos eran ciudadanos con derecho a votar. De manera que el voto democrático es una creación occidental, que se desarrolló a partir de siglos de perfeccionamiento y revoluciones para quitarle el privilegio del mando a quienes ejercían el poder gracias a su riqueza y a que manejaban las armas.
En otras culturas la situación es diferente. En casi todos los países musulmanes quienes ejercen el poder son caudillos que se eternizan al mando de sus países, y si hay elecciones, estas son sólo un remedo de ello, puesto que muchas veces no hay más que un partido político que se presenta, el que continuará al mando. Debido a que la cultura es diferente en el mundo islámico respecto al occidental, el poder lo ejercen generalmente reyes, dictadores o dirigentes que se eternizan en el cargo. Ocurre que especialmente en el mundo árabe aún en el siglo XX sigue rigiendo la cultura nómade tribal. Es patriarcal, y el jefe de la familia, del clan, de la tribu, es el que dicta las normas y su palabra es la ley. Lo que ordena debe ser cumplido aunque no se esté de acuerdo con ello. No es mal visto que se enriquezca a costa de sus subordinados, después de todo es el que manda.
Entre los árabes auto denominados palestinos sucede que no hay elecciones reales. Cuando el líder de la OLP Yasser Arafat, del cual es parte Al Fataj, murió el 11 de noviembre del 2004, se intensificaron tensiones entre Al Fataj y el grupo terrorista Hamás, especialmente después de que Hamás ganó las elecciones del 2006 entre ambos grupos. Se produjo una guerra civil entre ambos el 2006 con al menos doscientos muertos. El conflicto, denominado “Waksen” entre estos árabes, es decir ruina, colapso o humillación, finalizó con un acuerdo de reconciliación firmado en abril de 2014. Pero Hamas, que gobierna en la franja de Gaza, no ha realizado elecciones, sus líderes no son elegidos por nadie. Por otro lado la Autoridad Palestina, que es la antigua OLP (Organización de Liberación Palestina), con su brazo Al Fataj, tiene como presidente a Majmud Abbas desde que murió Arafat. Se suponía que llamaría a elecciones para elegir presidente hace años, pero no lo ha hecho, cumpliendo con la tradición de su cultura. El temor de Abbas es que Haniyeh, líder de Hamas, de haber elecciones ganaría la presidencia de la Autoridad Palestina, según un sondeo del diario israelí Haaretz. Sí ha habido elecciones municipales en 145 municipios de Cisjordania – Judea y Samaria -, en las que ganó Al Fataj, el partido de la Autoridad Palestina.
Si Hamas se hiciera con el poder en el territorio que gobierna Abbas de la Autoridad Palestina, Israel se enfrentaría a un serio problema, ya que el grupo terrorista Hamas no ha ocultado nunca que su objetivo es destruir y apropiarse de Israel. Al menos Abbas es más diplomático, si es que se puede llamar así a quien como presidente fomenta ataques asesinos contra israelíes, que paga sueldos vitalicios a quienes han matado en Israel, a los árabes palestinos que están presos por haberlo hecho, a las familias de quienes habiendo asesinado fueron ultimados en el lugar. Abbas, que da a calles, plazas y establecimientos públicos el nombre de asesinos de israelíes para honorarlos. Este comportamiento no es de extrañar puesto que mientras Arafat dirigía asesinatos en Israel, Abbas se encargaba del financiamiento y organización del partido Al Fataj. En 1980 ingresó al comité ejecutivo de la OLP y en 1984 en Túnez, donde la OLP debió refugiarse cuando fue expulsada del Líbano por el ejército israelí, dirigió la oficina de relaciones nacionales e internacionales de la OLP. Estudió en la Escuela de Estudios Orientales de la Universidad Estatal de Moscú en la Unión Soviética, donde se doctoró en 1982 con una tesis denominada “La Otra Cara: Las Relaciones Secretas del Nazismo con el Movimiento Sionista”. En 2016, archivos desclasificados de agentes soviéticos llevados a Gran Bretaña por un archivista ruso, Vasily Mitrokhin, que desertó hacia allá en 1991, revelaron que en 1983 Majmud Abbas habría sido un agente soviético en Damasco bajo el pseudónimo de Krotob, topo, como agente encubierto. Dos investigadores israelíes, Gideon Remez e Isabella Ginor, que trabajan con el Instituto Truman para la paz, investigaron los documentos, y afirman que el oficial al que habría debido reportar Abbas habría sido Mikhail Bogdanov, que ha sido el enviado de Vladimir Putin para Medio Oriente.
Lo que el “ciudadano de a píe” conoce es sólo la superficie de lo que sucede en realidad. La verdad suele ser diferente a lo que cree saber la gente, de manera que es posible que sea dirigida a tomar decisiones que cree que son propias cuando en verdad han sido manejadas. Es como si se anuncia que subirá un impuesto al veinte por ciento, cuando en realidad se quiere subirlo sólo a un ocho. Comenzarán las protestas, discusiones y reuniones, para finalmente llegar al acuerdo de no subirlo al veinte, sólo al ocho. ¿Fue una decisión conseguida por los ciudadanos, o manejada desde arriba?

Comments are closed.